Es ilegal suscribir contratos eventuales en los que se refleje como causa de temporalidad la «Realización de las tareas propias de la oficina», sin ninguna otra precisión. Así lo ha establecido en una reciente sentencia el Tribunal Supremo. El fallo, de 10 de noviembre (983/2020), recalca que no basta una mera y genérica invocación de la necesidad de cubrir situaciones de vacaciones, licencias y permisos del personal de plantilla, sin mayor especificación, para dar cobertura a un contrato eventual.

La Sala subraya que la contratación eventual como mecanismo coyuntural para suplir la insuficiencia de personal en los organismos públicos debe quedar reducida solo a las situaciones en las que se produce un manifiesto desequilibrio entre el personal disponible y la actividad que debe desarrollar el organismo, por la existencia de vacantes que no pueden ser cubiertas de modo rápido, ya que deben respetarse los mecanismos legales que rigen en materia de empleo público.

Leer la noticia completa – click aquí