El Gobierno, los agentes sociales y las asociaciones de autónomos ATA, UPTA y Uatae ultimaban ayer un acuerdo sobre la primera fase de implantación del un nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social de este colectivo que, previsiblemente a partir de 2023, pasará a pagar sus cuotas en función de sus rendimientos netos, en lugar de poder escoger su base de cotización. El Ejecutivo hizo ayer una nueva propuesta que, según las distintas partes implicadas, acercaba el acuerdo final. Dicha propuesta incluye un nuevo sistema con 15 tramos de ingresos que llevarían aparejados unas cuotas a pagar de entre 230 y 590 euros al mes, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá. Si bien estas cantidades son las que se abonarían a partir de 2025, por lo que algunas asociaciones como ATA y UPTA precisaban que antes de dar el sí definitivo al acuerdo debería cerrarse cómo se van a implantar estos tramos en 2023 y 2024.

Leer la noticia completa – click aquí