El Estatuto de los Trabajadores prevé que cualquier trabajador pueda ausentarse de su empleo sin previo aviso y justificación durante dos días, por el fallecimiento, accidente o enfermedades graves, hospitalización o intervención quirúrgica que precise reposo domiciliario de parientes hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad. Pero si dicha operación quirúrgica o fallecimiento se producen un viernes, estos permisos se contabilizan en días naturales, con lo que el lunes siguiente el trabajador debe estar de regreso en su puesto de trabajo.

 Este es el más claro ejemplo de la cuestión que se ha debatido hoy en un juicio celebrado en el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE), cuya sentencia deberá determinar si en España todos los días de permisos retribuidos que disfrutan los trabajadores (excepto los 15 días de matrimonio) deben ser contabilizados como días laborables en lugar de días naturales.

Leer la noticia completa – click aquí