La globalización y la digitalización favorece la contratación por parte de autónomos de  ciertos servicios y empleados fuera de nuestras fronteras. Especialmente en el ámbito de la digitalización es posible que un profesional por cuenta propia necesite de ciertas habilidades o experiencia que no encuentre con facilidad en su entorno.

En estos casos, ¿puede el autónomo en cuestión deducirse las cuotas de empleados en el extranjero? Esto es, precisamente, lo que un informático ha preguntado a Hacienda.

Leer la noticia completa – click aquí