Los técnicos de Hacienda calculan que las retenciones en el IRPF sólo se les van a devolver a menos de 200.000 madres y padres (un 17% del total), lo que supone 266 millones de euros.

La razón principal de que el 83% de las madres y padres no vaya a obtener la devolución es que sus sueldos fueron bajos y no superaron el nivel que está exento de IRPF y, por lo tanto, no sufrieron las retenciones en su momento.

«El motivo fundamental por el que tan pocas madres recibirán la devolución de las retenciones es el bajo sueldo que, en líneas generales, obtienen las mujeres, especialmente cuando están en edad de maternidad, pues a la brecha salarial y al techo de cristal se une la mayor ocupación de la mujer en trabajos a tiempo parcial, la menor retribución inherente a las jóvenes que aún no han atesorado una experiencia y promoción profesional así como a la drástica reducción en el cálculo de las retenciones que realizan las empresas al descontar una cuarta parte del sueldo por la baja maternal», ha explicado Gestha.

De hecho, el 83% de las madres trabajadoras perciben salarios inferiores a los 18.400 euros anuales. «Y como las empresas calculan las retenciones sobre los ingresos que realmente prevén pagar en esos 8 meses, esa cantidad se reduce hasta los 12.300 euros, una cuantía por la que, en líneas generales, no se realizan retenciones», ha añadido en una nota.

Leer la noticia completa – click aquí