Desde las dos grandes asociaciones de autónomos -la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta)- ya estudian diferentes medidas para las negociaciones que están por venir tras la propuesta realizada por el Ministerio de Trabajo de subir las bases de cotización a los autónomos, en base a tres posibles escenarios, a cambio de mejores prestaciones.

Su representante Magdalena Valerio declaró ayer que se está cumpliendo con el «compromiso» de adecuar el nivel de cotización al volumen de ingresos y que los autónomos con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) «no van a seguir pagando 300 euros al mes» lo que podría afectar a un 25% del colectivo, según datos de ATA, o a 1.577.583 personas que tienen rendimientos netos reducidos inferiores a 12.000 euros, según los datos que ofrece la Agencia Tributaria. Asimismo, Valerio destacó que «está en diálogo con los interlocutores sociales» y que «son varias las opciones que hay encima de la mesa».

Soluciones planteadas

Desde Upta, su presidente Eduardo Abad, en declaraciones a elEconomista, considera que «debemos dar una solución intermedia entre la cotización completa y una más adecuada a sus ingresos».

En este sentido, el presidente de Upta añade que «hay autónomos que no llegan al SMI en ingresos y que se encuentran en situación de sobrecotización. A este grupo de autónomos tenemos que buscarles una solución a esa situación. Mientras que a las personas que sus ingresos netos no lleguen a la mitad del SMI tendremos que buscar una solución porque son economías de subsistencia y deben tener la posibilidad de desarrollarla con suficientes garantías jurídicas», añade.

Leer la noticia completa – click aquí