Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha dado la razón a un trabajador y ha resuelto que trabajaba más horas de las contratadas basándose, en exclusiva, en la prueba testifical. La empresa, que ha sido condenada a retribuir el trabajo no reconocido más los intereses devengados, carecía de medios para controlar los horarios efectivos del empleado. En estas circunstancias, el tribunal ha establecido que la única vía que tiene el empleado para probar el abuso de la empresa es el testimonio de terceros; su sola aportación basta para invertir la carga de la prueba contra la empresa. 

La sentencia, de 3 de octubre de 2019, está disponible en este enlace.

No existen otros medios para probar las horas extras

En el caso, se resuelve el recurso de la empresa contra la sentencia del juzgado, que había estimado la petición de un pastor de una finca privada que alegaba dedicar a sus ovejas diariamente más horas de las contratadas, y que la empresa se negaba a reconocerlas y a remunerarlas. 

Así, el empleado aseguraba que realizaba jornada de 6 a.m a 12.30 p.m y de 16.30 p.m a 22 p.m de lunes a sábado, descansando sólo los domingos. Por su parte, la empresa defendía que en realidad la jornada era de 7 a.m a 11 p.m y de 18 p.m a 22 p.m. y que los sábados sólo trabajaba un par de horas por la mañana. 

Leer la noticia completa – click aquí