Declara la sentencia que, con respecto a la eliminación de los tickets restaurante a este colectivo, no hay ninguna razón para aceptarlo. Con el teletrabajo se ha mantenido la actividad y la producción y, por tanto, no hay causa objetiva que motive el cambio, al igual que ocurre con la concentración de la jornada en ocho horas continuadas. 

La empresa defiende que la medida se adopta para conciliar la vida familiar, pero la sentencia estima que no puede entenderse así porque, como dice el abogado de UGT, el empleado podría pedir comida a un catering y evitar tener que prepararla diariamente, lo que beneficiaría su conciliación. Pero es que incluso aunque resultase más beneficioso, la medida también sería nula porque perjudica gravemente a los trabajadores, que se ven privados de una parte de su retribución.

Leer la noticia completa – click aquí