Se reconoce la prestación para el ejercicio de su profesión habitual a un trabajador, ingeniero de telecomunicaciones, ya que este síndrome le impide trabajar en entornos con campos electromagnéticos. No se reconoce una IP absoluta.

TSJ Madrid 6-7-16, EDJ 136607

El trabajador prestaba servicios como ingeniero de telecomunicaciones. Sus tareas se desarrollaban tanto en las oficinas de la empresa como en las oficias de cliente y siempre en contacto con ordenadores en un entorno en el que existen campos electromagnéticos, conexiones móviles y wifi radiofrecuencia.

Leer la noticia completa – click aquí