Intentar que los autónomos pasen a cotizar según sus ingresos reales, en lugar de poder elegir cuánto aportan a la Seguridad Social (algo que no puede hacer un asalariado ni su empleador) ha sido una aspiración recurrente por distintos Gobiernos desde hace años. Lo intentaron los socialistas, con Octavio Granados al frente de la Seguridad Social y también los populares, con Tomás Burgos en ese mismo cargo. La elevada heterogeneidad de los trabajadores por cuenta propia y las dificultades para ubicar a cada uno según lo que ganan hizo tirar la toalla a quienes intentaron implantar este sistema.

Leer la noticia completa – click aquí