A partir del próximo 1 de julio entran en vigor las nuevas medidas que regularán el comercio electrónico en el seno de la Unión Europea (UE). El real decreto ley 7/2021, que traspone diversas directivas europeas, cambia el régimen de tributación de las ventas de bienes a través internet en las que los consumidores finales son comunitarios y los vendedores son empresarios o profesionales de otros Estados miembros o de terceros países.

Una de sus principales novedades es que se refuerza la tributación en destino, es decir, que se aplica el IVA del Estado miembro del consumidor final. Algo, que según señala Luis Ernesto Guerrero, abogado fiscalista en Broseta, “obligará a los empresarios a revisar el tipo de gravamen aplicable atendiendo al status IVA del cliente, así como su impacto en el precio y en el beneficio”.

Leer la noticia completa – click aquí