Las entradas para el fútbol o las clases de golf para clientes o empleados no son gastos directamente relacionados con el negocio, y, por tanto, las empresas no pueden deducirse el IVA soportado en su compra. Este es el criterio seguido por el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) en una reciente resolución de 15 de julio (Rec. 9251/2015), cuyo texto puede consultar aquí. En ella, rechaza el recurso de una empresa que fue inspeccionada y multada por haber incluido como gastos deducibles las actividades recreativas para clientes o trabajadores.
La mercantil alegó que se trataban de gastos “plenamente relacionados con la actividad empresarial”, dado que los asistentes a estos eventos eran clientes (en cartera o potenciales). Así mismo, afirmaba que las exclusiones a la deducibilidad previstas en la ley española son incompatibles con la legislación comunitaria.
Sin embargo, el TEAC afirma que la propia directiva de referencia ampara las excepciones contempladas en nuestro sistema y, teniendo en cuenta la claridad de la norma española, avala la actuación de Hacienda.

Leer la noticia completa – click aquí