Entre las novedades del acuerdo programático para el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos que pasaron ayer más desapercibidas está el anuncio de la futura implantación de un nuevo “ingreso mínimo vital como prestación de la Seguridad Social”.

Se trataría del embrión de una de renta mínima perseguida por la formación morada, que si bien no tendrá un carácter universal porque está destinada a familias carentes de rentas, sí se configurará como un nuevo derecho asistencial dentro del sistema público de pensiones.

El plan de las dos formaciones que planean estar al frente del Gobierno es empezar con un «aumento decidido» de la prestación por hijo a cargo para familias vulnerables y, posteriormente, crear “un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos”.

Leer la noticia completa – click aquí