En su apuesta por el cumplimiento voluntario con el fisco, la Agencia Tributaria ha incrementado los mensajes de advertencia dirigidos a contribuyentes con nombres y apellidos. Ayer, en el arranque oficial de la campaña de la renta, los responsables de Hacienda explicaron que, al comenzar a tramitar el IRPF, lanzarán hasta 2,8 millones de avisos relacionados con el alquiler de viviendas, las cuentas bancarias en el extranjero o las operaciones con criptomonedas.

En el caso de los caseros, tienen especial protagonismo los dedicados a los pisos turísticos. Así, 700.000 declarantes recibirán un aviso de que al fisco le consta ingresos por el alquiler de vivienda. Y obviamente les invita a reflejarlos en la declaración como rendimientos inmobiliarios. La cifra casi triplica la de la campaña anterior, cuando enviaron 258.000. El salto se debe, explicaron, a la explotación de nuevos datos facilitados por las plataformas digitales. Desde el pasado enero, Airbnb Homeaway tienen la obligación de comunicar a Hacienda, entre otros datos, la identidad de los propietarios de viviendas turísticas y los ingresos logrados con dicha actividad.

Leer la noticia completa – click aquí