El incremento lo asumirán fundamentalmente las empresas. La distribución de la subida será de un sobrecoste de 0,5 puntos para las compañías y de 0,1 de incremento para el trabajador.
Precisamente este reparto ha sido uno de los principales argumentos en contra por parte de la patronal CEOE, que lo considera injusto por sobrecargar a las empresas con más costes.

Leer la noticia completa – click aquí