Comenzar una actividad como autónomo supone sumergirse en un mundo con no pocas particularidades. En el momento del alta inicial en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), el ciudadano asume las obligaciones que implica ese registro, como la cuota que hay que pagar mensualmente a la Seguridad Social. Aunque, en este punto, puede beneficiarse de la famosa tarifa plana de autónomos.

Esta tarifa plana permite a los autónomos reducir el pago mensual en cuotas a la Seguridad Social durante el primer año de existencia de su actividad, esa época en la que el negocio puede resultar especialmente complicado por la dificultad de generar ingresos regulares y por la tendencia a tener mayores pérdidas.

Leer la noticia completa – click aquí