En la última campaña de la renta, 35.000 irreductibles rellenaron a boli su declaración del impuesto sobre la renta, una cifra insignificante si se tiene en cuenta que se presentan más de 19 millones de declaraciones. Sin embargo, la Agencia Tributaria pondrá punto final a esta práctica a partir de este año e impedirá que se entreguen impresos del impuesto sobre la renta cumplimentados a boli.

Fuentes de la Administración señalan que a este colectivo se le ofrecerá el servicio de cita previa para la confección y presentación de la declaración. Y ello será así, incluso, si alguno de ellos incumple algunos de los requisitos para acceder a este tipo de asistencia como ejercer una actividad económica o contar con más de un inmueble arrendado.

Leer la noticia completa – click aquí