La corte europea dice que los tratados se oponen a medidas nacionales que tengan por efecto «privar del disfrute efectivo» del contenido esencial de los derechos que le corresponden a un ciudadano europeo por serlo.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) decidió ayer que un ciudadano extracomunitario tiene derecho a residir en la UE si es progenitor de un menor de edad con ciudadanía europea, salvo que el estado miembro demuestre que no existe una relación de dependencia tal que obligaría al pequeño a abandonar el territorio de la UE si se le denegara la residencia a ese progenitor.

En su sentencia, la corte europea recalca que los tratados se oponen a medidas nacionales que tengan por efecto «privar del disfrute efectivo» del contenido esencial de los derechos que le corresponden a un ciudadano europeo por serlo. La circunstancia de que el otro progenitor sea ciudadano de la UE y pueda asumir por sí solo el cuidado diario y efectivo del menor es un elemento pertinente, admite la resolución, «pero no basta por sí misma» para denegar un permiso de residencia.

Leer la noticia completa – click aquí