El Juzgado de lo Social n.º3 de Albacete ha obligado a una empresa en situación de ERTE a pagar los salarios atrasados que debía a sus empleados. En la sentencia (que puede consultar aquí), el tribunal considera que encontrarse inmerso en un expediente de regulación de empleo «no exime a la compañía de cumplir con las obligaciones previas que tenía con sus trabajadores»

La Sala declara además la extinción de sus contratos de trabajo, como así solicitaron los demandantes. Lo hace en virtud del artículo 50.1 del Estatuto de los Trabajadores (ET), que permite al trabajador cesar su contrato laboral voluntariamente y de forma unilateral siempre que se cumplan ciertas causas. Entre ellas, la «falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado».

Leer la noticia completa – click aquí