Es posible destituir al administrador de una sociedad a pesar de que éste sea a su vez socio mayoritario y, por tanto, sin su voto favorable en la junta no se pueda aprobar su expulsión. Así lo fija una reciente sentencia del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Santander, que admite el uso de la acción social de responsabilidad (artículo 238.3 de la Ley de Sociedades de Capital) contra la administradora única para lograr su cese.

Se trata de un caso en que la sociedad tenía cuatro socias, dos de las cuales representaban cada una un 1,09% del capital, mientras las otras dos ostentaban el 48,9% cada una, siendo una de estas últimas administradora única.

Leer la noticia completa – click aquí