La Audiencia de Málaga ha mantenido la condena contra una mujer que pidió a varios empleados, que también han sido condenados, que se dieran de alta como empresarios y emitieran facturas por servicios ficticios, como si fueran sus proveedores, para defraudar a Hacienda. No obstante, la Sala estima en parte el recurso presentado y rebaja la pena que un juzgado impuso inicialmente.

El Juzgado de lo Penal declaró probado, según consta en la sentencia de la Audiencia a la que ha tenido acceso Europa Press, que la acusada, empresaria de la construcción, «realizó los artificios necesarios para disminuir ante la Hacienda Pública de forma ficticia los beneficios obtenidos» en dos ejercicios fiscales, 2001 y 2002. Para esto, requirió a tres empleados que fingieran documentalmente que realizaban una actividad empresarial relacionada con el sector.

Leer la noticia completa – click aquí