La utilización de la cuenta 551 como relación contable entre la empresa y los propietarios ha sido y es una práctica habitual en las pymes, debido a que en muchas ocasiones se tiende a confundir el patrimonio empresarial con el de los socios. A través de esta cuenta se efectúan cobros y pagos por caja o banco de la empresa pero que no forman parte realmente del negocio de la sociedad.

Mientras su uso se limitaba a pequeñas cantidades que se iban reponiendo y regularizando a lo largo del año haciendo que su saldo medio fuera pequeño, no tenía relativamente importancia. Pero es cierto que debido a la situación de crisis en la que están sumidas muchas de estas empresas, la utilidad de esta cuenta ha ido en aumento.

Leer la noticia completa – click aquí